top of page

Los registros policiales muestran que las mujeres son acosadas con AirTags de Apple en EEUU

Este mes se cumple un año desde que Apple presentó el AirTag , brillante moneda del tamaño de medio dólar con un altavoz, una antena Bluetooth y una batería en su interior, que ayuda a los usuarios a seguir la pista de sus objetos perdidos. Coloca un AirTag en tu bolso, llaves, cartera o incluso en tu auto y si la pierdes, el dispositivo hará un ping a todos los productos Apple cercanos con el Bluetooth activado para rastrear su ubicación. Esos dispositivos enviarán su ubicación en un mapa, mostrando donde ha estado el AirTag y su ubicación actual. Los registros policiales revisados por Motherboard muestran que, tal y como los expertos en seguridad predijeron inmediatamente cuando se lanzó el producto, esta tecnología se ha utilizado como herramienta para acosar a las mujeres. Motherboard solicitó los registros que mencionaban los AirTags en un periodo reciente de ocho meses a docenas de los departamentos de policía más importantes del país. Obtuvimos registros de ocho departamentos de policía. De los 150 informes policiales en los que se mencionan los AirTags , en 50 casos las mujeres llamaron a la policía porque empezaron a recibir notificaciones de que su paradero estaba siendo rastreado por un AirTag que no poseían. De ellas, 25 pudieron identificar a un hombre en sus vidas (compañeros, maridos, jefes) que sospechaban firmemente que había colocado los AirTags en sus autos para seguirlas y acosarlas. Esas mujeres informaron de que sus actuales y antiguos compañeros sentimentales (as personas más propensas a hacer daño a las mujeres en general) utilizan los AirTags para acecharlas y hostigarlas. En un informe, una mujer llamó a la policía porque un hombre que la había estado acosando había intensificado su comportamiento, además dijo que había colocado una AirTag en su auto. La mujer dijo que el mismo hombre la amenazó con hacer de su vida un infierno, según el informe. Motherboard excluye detalles específicos de estos informes para no identificar a las víctimas, por su seguridad. En la mayoría de los casos se trataba de parejas sentimentales anteriores enfadados; una mujer llamó para denunciar que su ex le había pinchado las ruedas de su auto y había dejado un AirTag en el auto para vigilarla. En otro informe policial, una mujer dijo que había encontrado varias veces AirTags colocadas en su auto y que sabía que era su ex, quien tiene un historial de agresiones. Dijo que sabía que era él porque se presentaba en sus lugares al mismo tiempo que ella. En otra denuncia policial, una mujer dijo que empezó a notar que algo pitaba dentro de su vehículo cada vez que salía de casa; encontró una AirTag en su auto y se enfrentó a un ex que admitió haberla puesto allí para ver si la "engañaba". Ver a los ex aparecer misteriosamente en cualquier lugar y en cualquier momento que salieran fue una importante señal de alarma para varias mujeres que hicieron estas denuncias. Una mujer seguía viendo a su ex siguiéndola. En un momento dado, la encontró y la acorraló. Llevó su auto a un mecánico, que encontró un AirTag en él. Varias mujeres que presentaron estas denuncias dijeron que temían la violencia física. Una mujer llamó a la policía porque un hombre contra el que tenía una orden de protección la acosaba con llamadas telefónicas. Había recibido notificaciones de que una AirTag la estaba rastreando y podía oírla sonar en su auto, pero no podía encontrarla. Cuando llegó la policía, ella respondió a una de sus llamadas delante del agente y el hombre le describió cómo iba a hacerle daño físicamente. Otra que encontró un AirTag en su auto se preguntaba cómo un hombre contra el que tenía una orden de protección parecía saber siempre dónde estaba. La denuncia decía que tenía miedo de que la agrediera o la matara. Una mujer acudió a una comisaría para informar de que llevaba semanas recibiendo notificaciones sobre AirTags en las inmediaciones y que había encontrado varias AirTags instaladas bajo su auto. Sospechaba de un hombre que había sido violento con ella anteriormente y que ahora aparecía por donde ella iba. No en todos los casos se trataba de ex parejas; en algunos, las mujeres seguían manteniendo relaciones o matrimonios con los hombres que las acosaban y se ponían físicamente violentos cuando se les preguntaba por los AirTags. La inmensa mayoría de las denuncias procedían de mujeres. Sólo uno de los 150 casos analizados se refería a un hombre que sospechaba que su ex novia lo seguía con un AirTag. Los AirTags también han llamado la atención como posible vector de la trata de personas. La propia policía ha difundido la idea de que los AirTags son utilizados por los traficantes sexuales, pero no hay pruebas de que esto ocurra. De los 150 informes policiales que mencionan los AirTags, menos de la mitad mencionan los AirTags como parte de robos o hurtos, el tipo de historias en las que alguien llevaba una AirTag en su bolso o la llevaba atada a una bicicleta o a un auto que posteriormente fue robado. Varias de ellas se referían a personas que recibían notificaciones de AirTag en sus teléfonos, pero que no encontraban el dispositivo en ningún sitio; algunos de estos informes mencionan que las personas que llamaron dijeron que habían oído hablar del peligro de los AirTags en las noticias. (Una dijo que "no estaba segura" de si esto estaba relacionado con el "tráfico de personas" o no y que no tenía a nadie de quien sospechar, pero que llamó a la policía cuando recibió la notificación). Los AirTags siempre han implementado una función de notificación que avisa a las personas con iPhones si una AirTag viaja con ellas, sin embargo, cualquier persona que no utilice un iPhone o un dispositivo de Apple nunca lo sabría. "Esa fue una forma completamente ridícula de lanzar un nuevo dispositivo, sin haber tenido en cuenta su uso en una situación de violencia doméstica", señaló Eva Galperin, directora de ciberseguridad de la Electronic Frontier Foundation. "Pero específicamente, el punto ciego que tenía Apple era la gente que vive fuera del ecosistema de Apple". Hace años que sabemos que las parejas domésticas abusivas a veces utilizan software instalado en los teléfonos de sus objetivos para rastrearlos y controlarlos. Los AirTags son diferentes porque son ampliamente publicitadas por una de las mayores empresas de tecnología de consumo del mundo, son baratas, sólo $29 USD y son fáciles de colocar discretamente en un auto o en un bolso. "El acoso y el software de acecho ya existían antes de los AirTags , pero Apple ha hecho que sea más barato y fácil que nunca para los abusadores y atacantes rastrear a sus objetivos", sustrajo Albert Fox Cahn, el director ejecutivo del Proyecto de Supervisión de la Tecnología de Vigilancia. "La red global de dispositivos de Apple da a los AirTags un poder único para acechar en todo el mundo y la masiva campaña de marketing de Apple ha contribuido a dar a conocer este tipo de tecnología a acosadores y maltratadores que, de otro modo, nunca la conocerían." Muchos informes sobre personas rastreadas con estos dispositivos han atraído la atención nacional. En diciembre, una mujer encontró un AirTag pegado a su auto y sospechó que alguien la había colocado allí para intentar robar el vehículo. En enero, una mujer de Filadelfia dijo que había sido seguida desde lejos por alguien con un AirTag . Ese mismo mes, la policía de Dearborn, Michigan, dijo que había visto un aumento en las denuncias de personas que recibieron notificaciones de AirTag , con la advertencia de que al menos algunas de ellas eran probablemente personas que recibían notificaciones de AirTags cercanos que no estaban realmente dirigidos a ellos. Para tratar de poner a prueba las funciones de seguridad de Apple en los AirTags , los periodistas de diarios estadounidenses reconocidos, han experimentado con los AirTags en sus propias vidas, utilizando entornos controlados para reproducir los escenarios de acoso sobre los que los expertos en seguridad han advertido al público. Estos reportajes no evitaron el uso potencial de los AirTags como herramienta de abuso, pero la mayor parte de la cobertura de los AirTags en el mundo real, hasta ahora, se ha centrado en los AirTags como herramientas para los ladrones de autos. Las historias que aún no han aparecido en las noticias son las de las víctimas de la violencia doméstica. Es difícil que las víctimas de la violencia de pareja, como el acoso o el hostigamiento, salgan a la luz pública; salir de una situación así es increíblemente peligroso, antes incluso de añadir las complicaciones que supone hablar de ello con un reportero de la ciudad. Sin embargo, los informes policiales obtenidos por Motherboard muestran que, si bien el uso de AirTags como herramienta por parte de desconocidos que se promociona en las redes sociales parece ser poco frecuente, su uso como herramienta de control por parte de los maltratadores contra las mujeres no lo es. Los AirTags no son, los únicos rastreadores de localización física del mercado y cualquiera de ellos puede utilizarse con fines maliciosos. Sin embargo, en los últimos años se han vuelto más cómodos y fáciles de usar para un mercado masivo. Tile, un rastreador similar a los AirTags, anunció el mes pasado que estaba implementando nuevas funciones contra el acoso en su aplicación.

El acoso por localización es "tan antiguo como la propia tecnología GPS", indicó Mary Beth Becker-Lauth, educadora comunitaria en materia de violencia doméstica de la organización sin fines de lucro de la Defensoria de las Mujeres (Women's Advocates). Pero históricamente se han necesitado ciertos conocimientos técnicos para ponerlo en práctica contra otra persona. "Hasta hace poco, las mujeres (y siempre eran mujeres) que acudían a nuestro programa en busca de apoyo mientras eran acosadas o rastreadas o tenían a un agresor que trabajaba en el sector de las tecnologías de la información o que tenía grandes conocimientos técnicos", explicó. Los AirTags , al ser un dispositivo que se puede pegar con cinta adhesiva en las partes de abajo de un auto o meter en un bolso, son más insidiosamente fáciles de usar para los agresores. El espíritu de Apple de "simplemente funciona" también forma parte del atractivo de los AirTags , pero en este caso se aprovecha para sus peores fines. "El hecho de que la mayoría de las mujeres que encuentren AirTags y sepan quién las ha puesto ahí coincide con la investigación demográfica sobre el acoso", dijo Becker-Lauth. "Casi tres de cada cuatro víctimas de acoso conocen a su acosador y la relación más común entre una víctima de acoso y su acosador es una pareja actual o anterior. Así que tiene sentido que estas mujeres tengan a alguien a quien puedan señalar inmediatamente y decir (Esto parece algo que él haría)." "El acoso y los dispositivos localizadores para realizar acosos existían antes de los AirTags, pero Apple hizo que fuera más barato y fácil que nunca para los abusadores y atacantes rastrear sus objetivos." En una respuesta a una solicitud de comentarios sobre estos informes, Apple envió un enlace a su última publicación en el blog de la compañía en febrero, en la que se describen las recientes actualizaciones de seguridad. "AirTag se diseñó para ayudar a la gente a localizar sus pertenencias personales, no para rastrear a las personas o la propiedad de otra persona y condenamos en los términos más fuertes posibles cualquier uso malicioso de nuestros productos. "El rastreo no deseado es un problema social desde hace mucho tiempo y nos tomamos muy en serio esta preocupación a la hora de diseñar AirTag. Por eso la red "Find My" se ha construido teniendo en cuenta la privacidad, utiliza una encriptación de extremo a extremo y por eso hemos innovado con el primer sistema pro activo para alertar del seguimiento no deseado." La empresa también ha publicado instrucciones sobre lo que hay que hacer si se descubre que un AirTag lo está rastreando, pero los expertos en maltrato doméstico dicen que enfrentarse a una pareja o ex abusiva o desactivar su rastreo puede ser peligroso. Tal vez sea más revelador el modo en que Apple ha respondido a los problemas de seguridad con actualizaciones parciales y reactivas de la tecnología. En diciembre, Apple lanzó una aplicación para Android que notificará a los usuarios de los AirTags, pero los usuarios tienen que conocer e instalar la aplicación y luego permitir que funcione en segundo plano, pasos que muchas personas no seguirán. En junio de 2021, tres meses después del lanzamiento del producto, se acortó el plazo de una función en la que el AirTag sonaba si se separaba de su propietario; originalmente era de tres días, pero se cambió a entre ocho y 24 horas, idealmente para alertar a un objetivo de acoso de que el dispositivo estaba cerca. En febrero, Apple anunció aún más funciones de seguridad, incluyendo advertencias en la configuración indicando que rastrear a las personas sin su consentimiento es un delito, un seguimiento más preciso del AirTag para la persona que está siendo rastreada y timbres más fuertes. El hecho de que haya tantos informes de personas sobre el acoso del AirTag significa que las medidas de seguridad de Apple, como las notificaciones, están funcionando según lo previsto, dijo Galperin. "No es que alguien haya encontrado un AirTag al azar. Es que las mitigaciones contra el acoso que Apple ha implementado están finalmente funcionando y los resultados son que un subconjunto más pequeño de esas personas van luego a la policía", dijo. "Así que, sí, entendimos desde el principio que esto iba a ser un problema importante. Pero creo que parte de ello se refleja en el hecho de que el acoso es un problema importante y el hecho de que la alerta de AirTag se active es algo que una persona puede aportar a la policía como prueba sólida, que a veces no tiene". Algunos expertos dijeron que lo que ha hecho la empresa aún no es suficiente. "Es demasiado poco y demasiado tarde". "Estos trucos hacen poco para evitar que los AirTags se utilicen de forma indebida y a menudo sólo notifican a los objetivos una vez que el daño está hecho y su ubicación ha sido rastreada. No hay ninguna solución técnica que pueda evitar que los AirTags sean objeto de abuso. Mientras Apple siga vendiendo un dispositivo de seguimiento barato y fácil de ocultar, los acosadores seguirán utilizándolo. La única solución es dejar de vender y apoyar los AirTags. Este producto es demasiado peligroso para seguir en el mercado". "Ojalá Apple hubiera sido más proactivo y hubiera resuelto los problemas para reducir el riesgo de los actores maliciosos antes de que este producto saliera al mercado", dijo Becker-Lauth. "Pero honestamente, ninguna tecnología rastreable va a ser completamente segura". Si la gente no va a dejar de usar estos dispositivos para el acoso, puede que los fabricantes de dispositivos tengan que averiguar cómo hacerlos más seguros. La semana pasada, el medio especializado 9to5Google descubrió una nueva función en la que Google podría estar trabajando: "Alertas de dispositivos desconocidos" y una "Notificación de etiqueta desconocida detectada" en la configuración de seguridad de los dispositivos Android. Galperin me dijo que el siguiente paso para los fabricantes de dispositivos es establecer un estándar de seguridad para que la industria lo siga. "Lo que más espero es que los fabricantes de rastreadores físicos se pongan de acuerdo en un estándar que luego se pueda implementar en los sistemas operativos, para que la gente tenga detección de rastreadores trabajando en segundo plano todo el tiempo, automáticamente, sin importar el tipo de teléfono que tengan", dijo. "Creo que es la única mitigación razonable y eficaz para este lío en el que estamos metidos". Y las personas que acuden a la policía para denunciar que han sido acosadas o acosadores deberían tener mejores recursos para protegerse de los agresores si acuden a la policía. En la mayoría de estos informes, cuando una mujer denunciaba a un acosador, el agente que respondía le ofrecía un número de teléfono de atención a la violencia doméstica o le aconsejaba que solicitara (o volviera a solicitar) una orden de protección. Algunos de los agentes escribieron que ya habían oído hablar de la utilización de AirTags para robar a la gente, pero otros parecían no entender qué era un AirTag o cómo desactivarlo. "La policía a menudo no tiene ni idea de cómo responder a los AirTags, pero incluso si lo hicieran, eso no sería una solución", dijo Cahn. "No podemos detenernos para salir del lío de Apple. En muchas jurisdicciones, no está claro si el uso de AirTags es un delito, e incluso si lo es, el encarcelamiento masivo es una solución terrible." Las leyes contra el seguimiento de la ubicación de alguien varían de un estado a otro ya sea como parte de las leyes de acoso o específicamente en términos de seguimiento de un auto sin el consentimiento del propietario. "Como mínimo, hay que creer a estas mujeres. La seguridad de las víctimas-sobrevivientes frente al control y la violencia no parece ser una prioridad para muchos de los departamentos de policía de este país", dijo Becker-Lauth. "Deberíamos tomarnos las experiencias de estas mujeres muy, muy en serio, porque cuando le dicen a un agente de policía o a un defensor de la violencia doméstica que están siendo acosadas, lo que realmente están diciendo es que su vida está en peligro, normalmente por culpa de la persona que está acosando".

Los registros policiales muestran que las mujeres son acosadas con AirTags de Apple en EEUU

Este mes se cumple un año desde que Apple presentó el AirTag, brillante moneda del tamaño de medio dólar con un altavoz...

bottom of page