top of page

Streamers de Twitch se unen a huelga tras estafas generadas con streams de apuestas



Alrededor de $200.00 USD perdidos por estafas generadas con streams de apuestas en Twitch, un grupo de reconocidos streamers deciden unirse a una huelga en búsqueda de ejercer presión para que la plataforma haga algo al respecto.


El pasado sábado 17 de septiembre, un streamer de Twitch llamado Abraham Mohammed, más conocido por los espectadores como Sliker, admitió que había estafado a los fans y a otros creadores de contenido con al menos $200.000 USD para financiar su adicción al juego Counter-Strike (CS): Global Offensive (GO). En respuesta, grandes streamers como Imane "Pokimane" Anys, Matthew "Mizkif" Rinaudo y Devin Nash han coordinado un boicot a Twitch durante la semana de Navidad para protestar por las políticas laxas de la plataforma en cuanto a los streamings de apuestas.


CS:GO contiene aspectos de armas que tienen un valor de dinero real en el mercado de Valve. Dado que las skins más raras pueden valer miles de dólares, los sitios de terceros las utilizan como "fichas de casino" para apostar por el resultado de las partidas de CS:GO. En 2016, el mercado de apuestas de skins tenía un valor estimado de $7.000 millones USD de Sliker recibió dinero de los fans y de otros streamers bajo el falso pretexto de que su cuenta bancaria estaba bloqueada y que necesitaba pedir dinero prestado para evitar que su puntuación de crédito se viera afectada. El streamer Hasan "HasanAbi" Piker fue uno de los que dio dinero a Sliker después de que éste se pusiera en contacto con él y le pidiera ayuda, diciendo falsamente que, entre otros problemas y complicaciones financieras, sus pagos de Twitch no habían llegado ese mes. Piker dijo después: "Pensé que estaba necesitado, pensé que necesitaba dinero de verdad". Pero en el video del sábado, Sliker admitió que decir a la gente que simplemente estaba necesitado de dinero había sido una trampa.


En un video de confesión con lágrimas en los ojos, Sliker dijo a sus espectadores que había empezado a apostar con skins de CS:GO, pero que finalmente pasó a apostar con dinero real. Al principio utilizó el dinero de su primer trabajo y "todos" sus ingresos de Twitch, pero no le fue suficiente. Empezó a pedir dinero prestado a otros streamers, mintiéndoles sobre el motivo por el que necesitaba el dinero y para qué se utilizarían los fondos. En el video, prometió que acabaría pagando a todos sus acreedores.


"Me merezco un castigo. Lo que pase, pasará", dijo. "No sé qué decir a la gente a la que pedí prestado... esto es el epítome del juego. Quiero decirles que no lo toquen".


Los populares streamers Pokimane, Mizkif y Devin Nash han debatido sobre la responsabilidad de la propia Twitch de tomar medidas contra los streams de apuestas, que algunos consideran manipuladores para los espectadores y quizás especialmente dañinos para los jóvenes. En un stream conjunto, mencionaron que algunos streamers ganaban dinero promoviendo las apuestas y que éstas eran una de las categorías más populares de Twitch. Mizkif, atribuyendo la idea a su conocido, el streamer de política Destiny, sugirió que entre 10 y 20 creadores de contenido con grandes seguidores enviaran una declaración conjunta a Twitch o la plataforma se posiciona en contra de los streamings de apuestas y patrocinios o se pondrán en huelga durante la semana de Navidad. Kotaku se puso en contacto con Twitch, pero no recibió ningún comentario a tiempo para su publicación. Mientras algunos streamers esperan una respuesta, otros ya se están movilizando. Creadores de primera línea como xQc y Ludwig dicen que van a devolver el dinero a algunas de las personas que fueron estafadas, siempre que tengan pruebas de que se les quitó el dinero. "Algunas de las historias son terribles", escribió xQc. "No hay manera de que nos sentemos a mirar/escuchar. He terminado de tuitear sobre la óptica de esto. Me importa un carajo lo que la gente piense al respecto".


Por supuesto, no todos los streamers que participan en la conversación comparten el punto de vista de que el juego es un problema en la plataforma. Tyler Faraz "Trainwreck" Niknam, que es un streamer de tragaperras, publicó en su cuenta de Twitter "el verdadero problema" era la gente que culpaba a las tragaperras, el blackjack y la ruleta en lugar de al individuo. Sostuvo que las apuestas deportivas están normalizadas, pero admitió que la práctica de los streamers de realizar regalos utilizando códigos que requieren que los espectadores participen en las apuestas es "depredadora", al igual que destacar las ganancias de las apuestas mientras se ocultan las pérdidas en el stream. Sin embargo, él ingresa importantes cantidades de dinero con sus propios y lucrativos streams de apuestas y patrocinios. Trainwreck ya había prestado a Sliker $100.000 USD.


Mientras tanto, algunos creadores de contenido, al ver la movilización de los streamers influyentes en torno a las apuestas, están decepcionados porque algunos de los nombres más importantes de Twitch han sido mucho más silenciosos en otros temas. "¿Dónde estaba esta energía durante las incursiones de odio?", preguntó Tanya DePass (Cypheroftyr), una creadora de contenidos y activista. "¿Dónde está para el constante racismo, homofobia, transfobia y misoginia en la plataforma?".

bottom of page